Laura, a Liz: “Lo siento por haberte elegido, no sabía que tenías fobia a los gusanos”