'Gran Hermano VIP': Emoción, alegría y un disgusto, en las llamadas sorpresa