Daniela Blume, la mujer sin sonrisa mientras veía el alegato de Aída