Aylén y Marco, el edredoning de la paz