Sema, destrozado con la marcha de Liz