Gritos, zapatazos, lanzamientos de vísceras y una promesa: Miriam, el surrealista azote de los zombies