El Koala, entre las lágrimas y el terror más absoluto: “La p*** que sus ha parido”