Koala y Miriam, por los pelos, se salvan de la expulsión en la noche de los sorpassos