Lágrimas negras, llanto desgarrador y buenos consejos: Miriam habla con su madre y su abuela