El sexo propicia un acercamiento de Adara y Joao: “Te enrollas un hilito de seda en el dedito”