A Jairo le pueden los nervios y se le va el tono: "Si no llegas, hay que bajarle a la estrofa"