La “amnesia” del Chicle que no reconoce ni su voz