Johnny Depp achaca a la estupidez del público el fracaso de su última película