La alfombra roja de los Goya se tiñe de reivindicación