Un nuevo acto de puritanismo que condena al arte a la censura