Salgado llama a la calma