El cambio climático podría costar a cientos de empresas casi un billón de dólares