Se puede seguir comprando por Internet a pesar de la paralización de la actividad por el coronavirus