El coronavirus amenaza con provocar una crisis financiera como la de 2008