El decreto antidesahucios prevé compensar económicamente a los propietarios afectados