El sector turístico sufre un nuevo golpe: se disparan la cancelaciones de cara al puente de noviembre