La factura de la violencia en Cataluña suma ceros: Un millón y medio de euros y subiendo