Los pensionistas, en lucha