La universidad te garantiza un puesto de trabajo; el Instituto, no