La profunda crisis económica de Afganistán: mercados llenos de gente sin nadie para comprar