Así apuntó con un puntero láser el asesino de los videojuegos a una de sus víctimas