El coronavirus deja ya más de 310.000 muertos: Brasil se ha convertido en el gran epicentro en Latinoamérica