Un cementerio italiano, al agua: se hunde por un corrimiento de tierra y los féretros terminan en el mar