El sur de Chile sufre una serie de incendios que arrasan con 39.000 hectáreas