Los investigadores temen que Christian Brueckner pueda quedar libre y arruinar la investigación