El coronavirus obliga a desinfectar lugares sagrados: de La Meca hasta el Vaticano, donde ya hay un caso