Un crucero con 300 personas a bordo, en cuarentena por sarampión