El duque de Edimburgo, operado por un problema cardiaco