Ecuador, desbordado por el coronavirus, pide ayuda dentro y fuera de sus fronteras