PPE y socialistas pierden la mayoría en una Eurocámara en la que liberales y verdes serán claves