Europa mejora en algunos datos, pero la segunda ola del coronavirus avanza sin freno