Los líderes del G7 debaten un plan común para afrontar futuras crisis sanitarias