Tres tiroteos en tres estados de EEUU dejan siete víctimas, una de ellas una niña de siete años