La transición en Estados Unidos sigue en el aire