La climatología acorrala Washington: lluvias torrenciales, incendios y temperaturas altísimas