Zamarrón, el Valle Inclán del Congreso, da otra lección: pide perdón a los españoles con la cabeza gacha