La carrera de Iglesias en la vicepresidencia: orgulloso de su cabezonería para presionar al PSOE