El coronavirus, imparable en Castilla y León: la presión hospitalaria sigue preocupando mucho