Los CDR vuelven a incendiar Barcelona y empañan lo que era una Diada sin incidentes