Más tensión, más fractura, y C's en la diana: los lazos amarillos ahogan la política catalana