Las coladas del volcán de La Palma discurren estables y lentas a dos metros por hora