El Gobierno interviene la Sanidad: los hospitales privados y militares pasarán a manos del Estado