El cono secundario del volcán de La Palma sigue amenazando a La Laguna