España intenta frenar la segunda ola: las CCAA mantienen sus restricciones mientras los contagios no cesan