La discoteca Miracle de Mataró, en Barcelona, realiza test a sus clientes antes de entrar